Publicidad | Vea su anuncio aquí

Iván Pirrón: El año DOSastroso

cam

Cam Newton está teniendo una difícil segunda temporada en la NFL.

- Getty Images

Cinco quarterbacks que fueron reclutados en el Draft 2011 iniciaron la campaña 2012 como titulares, únicamente para descubrir que la vida de un pasador en la NFL puede ser cruel, particularmente en el segundo año.

Opina en los foros de la NFL.

Jake Locker, de Tennessee, Cam Newton, de Carolina, Blaine Gabbert, de Jacksonville, Christian Ponder, de Minnesota, y Andy Dalton, de Cincinnati, fueron los jóvenes pistoleros que se ganaron (o conservaron) la titularidad en la presente temporada.

Después de nueve semanas de calendario regular, sólo Ponder (5-4), de los Vikings, puede presumir récord ganador.

El récord combinado de estos cinco jóvenes quarterbacks es de 14 victorias y 28 reveses.

Las circunstancias son muchas, pero está bien documentado que el Año 2 es crítico en el aprendizaje de un quarterback en la NFL.

Por supuesto que hay honrosas excepciones, y el primero que seguramente vendrá a la mente de muchos es Peyton Manning.

En su debut en la NFL, Manning inició todos los juegos con los Colts, que terminaron con marca de 3-13. Un año después, de la mano de Peyton, Indianapolis finalizó con un impresionante récord de 13-3.

Así progresó: en 1998 pasó para 3,739 yardas, con 26 touchdowns y 28 intercepciones; en 1999 terminó la campaña regular con 4,135 yardas, 26 envíos a las diagonales y sólo 15 intercepciones.
Pero esa es sola una de las excepciones que confirman la regla.

Matt Ryan y Joe Flacco son quarterbacks que de inmediato se hicieron de la titularidad y experimentaron lo complicado que es ser exitoso en años consecutivos en esta Liga.

En 2008, gracias al entonces novato Ryan y al también coach primerizo Mike Smith, los Atlanta Falcons pasaron de una campaña de cuatro triunfos a un impresionante récord de 11-5 y un boleto a los Playoffs, el primero de la franquicia desde 2004.

Fue la primera ocasión que un coach y un quarterback novatos conducen a un equipo de la NFL a un juego de postemporada desde 1945 (Cleveland Rams).

Sin embargo, en 2009 las cosas no fueron tan dulces para Ryan y los Falcons, que terminaron con 9-7 y vieron los Playoffs por televisión.

En apenas 14 juegos, Ryan sufrió 14 intercepciones, dos más que en los 16 partidos de su campaña de novato.

En ese mismo 2008, Joe Flacco impuso un récord de la NFL para un novato con 11 triunfos en campaña regular. Los Ravens cerraron la temporada con marca de 9-2 y un boleto a la los Playoffs. De hecho, Flacco llevó a Baltimore hasta el Juego por el Campeonato de la AFC, donde cayeron ante los Pittsburgh Steelers.

Un año después, Flacco y los Ravens sólo pudieron ganar 9 juegos, suficientes para volver a la postemporada, pero no a la Final de Conferencia, pues Baltimore fue eliminado por Indianapolis en la Ronda Divisional.

En 2010, Sam Bradford, la primera selección global del Draft, tuvo una prometedora temporada con los Rams: 3,512 yardas, 18 touchdowns, 15 intercepciones y rating de 76.5. Un año más tarde este producto de Oklahoma no fue tan productivo. Debido a lesiones, jugó únicamente 10 partidos, con 2,164 yardas, 6 pases de anotación, 6 intercepciones y 70.5 puntos de rating.

El caso Cam

De los cinco jóvenes pasadores que debutaron en 2011, Cam Newton era el hombre a seguir este año.
El ex quarterback de la Universidad de Auburn y primera selección global del Draft impuso un nuevo récord al pasar para 4,051 yardas, con las que superó un récord de Peyton Manning (3,739 en 1998).

Además, Newton sumó 35 touchdowns, con 21 envíos a las diagonales y 14 carreras de anotación.

Pero 2012 ha resultado ser una pesadilla para Newton, quien tiene apenas dos triunfos y ocupa los últimos lugares entre los pasadores titulares con 1,902 yardas, 6 pases de touchdown, 8 intercepciones y rating de 77.7.

Quizá lo más grave es la cara que Newton ha mostrado ante la adversidad, pues su liderazgo ha sido cuestionado debido a sus respuestas y apático lenguaje corporal cuando debe rendir cuentas ante la prensa.

En Tennessee, una lesión ha marginado a Jake Locker, quien ha tenido que conformarse con ser el suplente del veterano Matt Hasselbeck.

En Jacksonville, Blaine Gabbert prometía grandes cosas en la pretemporada, pero las lesiones lo han despojado de sus principales armas ofensivas. Hasta antes del partido ante los Colts, Gabbert tenía 1,429 yardas, 9 touchdowns, 5 intercepciones y rating de 78.4. Sus Jaguars estaban 1-7 y son considerados por muchos el peor equipo de la NFL.

En Minnesota, Christian Ponder y los Vikings iniciaron la campaña con un sorprendente 4-1, pero han perdido tres de los últimos cuatro y comienzan a rezagarse en una División en la que Chicago (7-1) y Green Bay (6-3) parecen más aptos para los Playoffs.

Los números de Ponder tampoco son espectaculares: 1,806 yardas, 10 touchdowns, 8 intercepciones y rating de 82.0. Pero, a diferencia de sus colegas de segundo año, él tiene la ayuda en el backfield de Adrian Peterson, el líder corredor de la NFL.

Finalmente, en Cincinnati, Andy Dalton y sus Bengals califican como una de las decepciones de 2012.

Después de que el equipo de Marvin Lewis clasificara a los Playoffs en 2011, algunos expertos pronosticaron que los Bengals ganarían la División Norte de la AFC este año, pero Cincinnati ocupa el tercer lugar del sector con récord de 3-5.

Los números de Dalton son decentes, pero no suficientes: 2,130 yardas, 14 touchdowns y 11 intercepciones, con 86.7 puntos de rating.

Sorpresas de un año

Parte del éxito de un quarterback novato se debe, por supuesto, a su talento e intangibles, pero también a que se trata de un espécimen no estudiado.

La NFL es la liga del video por excelencia. La mitad de un triunfo está en la sala de películas, donde los genios descubren tendencias y debilidades del enemigo.

Un año de video de estos novatos es suficiente para que los coordinadores defensivos encuentren la manera de atacarlos y/o confundirlos.

Además, los coordinadores ofensivos expanden sus libros de jugadas y eso significa hasta dos veces más información que estos chicos deben procesar de un año a otro.

No es que sean “flor de un día”. En 2013 cualquiera de estos jóvenes pasadores podría dar el salto al estrellato... mientras Andrew Luck y Robert Griffin III quizá sufran los síntomas de esta malaria llamada “Año 2”.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí