Publicidad | Vea su anuncio aquí

Manuel Aguilar Caloca: A 30 años del ‘Juego del Carrito de Nieve’

Aquel histórico 'quitanieve'

Aquel histórico 'quitanieve'

Mark Henderson, un convicto que cumplía con trabajo comunitario, limpiaba la nieve ante la mirada del referee Bob Frederic en el Schaefer Stadium en Foxborough, Massachusetts, aquel 12 de diciembre de 1982 (AP-NFL).

NFL
Gol de campo en tormenta de nieve

VIDEO:  Gol de campo en tormenta de nieve - NFL

Ver videos

En nuestros días del imparable desarrollo de la tecnología de punta y la siempre ascendiente  popularidad de la NFL tal pareciera que lo que más impresiona es saber que hubo tiempos que se disfrutaron de una manera distinta y, para quienes no se sorprenden por ello, ese sentimiento simple y sencillamente se llama nostalgia.

Opina en los foros de la NFL.

Va un recuerdo cargado de nostalgia para los que lo presenciamos y, quizás, cargado del deseo de generar una sonrisa –ni siquiera asombro o sorpresa – porque se cumplen 30 años de un pasaje curioso en la historia de la NFL, el famoso “Juego del Carrito de Nieve”.

Recurrimos a la misma remembranza que hicimos hace algún tiempo aquí mismo en NFL.com/Español para revivir el momento.

Los New England Patriots se consolidaron en la década del 2000 como un conjunto triunfador en la NFL, llegando a ser considerados una organización modelo, pero les tomó un largo camino no sólo de trabajo, sino de hechos curiosos y records especiales llegar hasta ahí.

Es momento de rememorar un partido que se ganó con cierta “maña”.

Para muchos aficionados de cierta edad, éste el más memorable partido de los Patriots y, uno de los más recordados y discutidos de todos los tiempos en la NFL.

BAJO LA NIEVE

Aquel 12 de diciembre de 1982, una intensa nevada en el viejo Schaefer Stadium, en Foxborough, Massachusetts, no permitió que New England y los Miami Dolphins –dos grandes rivales de la División Este de la AFC– desplegaran su mejor nivel de juego y el marcador se fue empatado sin puntos hasta el cuarto periodo.

Obviamente, era un encuentro con pocas emociones, escasa ejecución, poca movilidad, errores y, de cierto modo, aburrido para los que les gusta el espectáculo de ver muchos touchdowns y muchos puntos anotarse. Era de esas ocasiones en que la nieve no dejaba ver siquiera las líneas de las yardas ni las que delimitan el campo de juego.

Cuando faltaban 4:45 por jugarse, los locales Patriots se colocaron para intentar un gol de campo. Entró en acción el carrito que quitaba la nieve siempre sobre la línea de golpeo para que el balón pudiera ser centrado.

Sin embargo, por indicaciones del entrenador de los “Pats”, Ron Meyer, lo que el conductor del carrito hizo fue desviar el curso y limpiar el punto desde donde el ovoide iba a ser pateado.

Esta irregularidad hizo estallar en furia al head coach de los Dolphins, el legendario Don Shula, cuyas protestas no impidieron que la jugada se desarrollara. El balón fue centrado. El quarterback suplente y sujetador oficial Matt Cavanaugh bajó el ovoide para que fuese pateado por John Smith, quien acertó su gol de campo de 33 yardas, que significó la victoria por 3-0.

Aquí puedes ver aquella jugada tan singular.

PERSONAJE SINGULAR

Aquel hombre que operaba el carrito era un convicto de nombre Mark Henderson, quien cumplía trabajos para reducir su sentencia, por lo que se le permitía salir de la Institución Correccional de Massachusetts en Norfolk.

Cuando un reportero de la televisión le cuestionó el porqué había obrado así, Henderson, con cierto descaro e ingenio respondió de modo jocoso: “¿Qué es lo que van a hacer? ¿Meterme a la cárcel”.

Generalmente, este pasaje se recuerda con una sonrisa y resulta entrañable para los fans de los Patriots, pero no creo que sea recordado con agrado por la gente de Miami.

LA SECUELA

Para consuelo de los Dolphins y sus aficionados, esta “afrenta” fue vengada no mucho tiempo después. Fue la temporada de 1982 aquella recortada a nueve partidos por la huelga de jugadores. Miami no volvió a perder en la campaña y terminó con marca de 7-2 y como equipo número 2 de la AFC y, en el formato implementado ese año para los playoffs, se enfrentó al conjunto número 7, los Patriots, que terminaron 5-4.

Bajo el cálido clima del sur de la Florida y en su casa, el Orange Bowl,, los “delfines” ganaron 28-13 para eliminar a los “patriotas” y tomar revancha deportiva y llegaron hasta el Super Bowl XVII, lo que ya fue otra historia.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí