{* Registration link override *}

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Jorge Pérez-Navarro: Bueno, Liderazgo

121212_tagliabue

En 2006, Roger Goodell (izq.) entró al relevo de Paul Tagliabue como alto comisionado de la NFL (AP-NFL).

- NFL

Por Jorge Pérez-Navarro

El liderazgo es el conjunto de habilidades que poseen algunos individuos para influir en la forma de ser de las personas o grupos determinados y eso, a la vez, conlleva a una posición de poder que genera una gran responsabilidad

Ser líder no es fácil… No se estudia para ello… Y no siempre se logra un final feliz.

La humanidad ha conocido grandes líderes a través de los siglos y respetando todos los credos, Jesucristo, Mahoma y Buda, podrían ser 3 de los más grandes por la veneración que se les rinde.

Abriendo un libro de historia nos encontraremos con todo tipo de líderes como Confucio, Aristóteles, Platón, Sócrates y Arquímedes; Cristóbal Colón y Vasco da Gama; Galileo e Isaac Newton; Miguel Ángel y Leonardo Da Vinci: Mahatma Gandhi y Nelson Mandela… Solo por mencionar algunos.

La NFL también ha tenido su cuota de personajes que han marcado una época y redefinido el rumbo de un deporte, una Liga, un negocio y los destinos de miles de familias que viven y dependen de esta actividad que tanto nos apasiona.

Paul John Tagliabue es uno de ellos.

Al que fuera Comisionado de la NFL entre 1989 y 2006 se le acredita, entre otros logros:

1-      El crecimiento de 28 a 32 equipos (1995 – Carolina Panthers y Jacksonville Jaguars; 1999 – Cleveland Browns y 2002 – Houston Texans).

2-      El haber cambiado la sede del Super Bowl XXVII a Pasadena luego de que Arizona votara en contra de decretar un día festivo para honrar la memoria del también gran líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr.

3-      El manejo del calendario y actividades de la NFL tras los atentados del 11 de septiembre de 2001… Decretando la primera suspensión de juegos desde la huelga de 1987.

4-      Haber convencido a Tom Benson de no llevarse a los New Orleans Saints a San Antonio, Texas y promover su regreso a la ciudad tras el paso devastador del huracán Katrina en el 2005.

La lista de sus logros es larga y la misma, curiosamente, ha sumado otro elemento... ¡6 años después de haber sido relevado del cargo por Roger Goodell!.

Paul Tagliabue fue designado para dirigir la segunda ronda de apelaciones de los jugadores involucrados en el programa de recompensas establecido por el entonces coordinador defensivo de los Saints Gregg Williams y su veredicto ha levantado todo tipo de comentarios.

Su decisión final determinó que la responsabilidad recae sobre la oficina y cuerpo de entrenadores de New Orleans y que los jugadores, no son merecedores de las suspensiones, no así de las multas, al considerarlos víctimas de un sistema.

Tras lo anterior, me queda claro que el programa si existió. Que los jugadores si participaron en él. Y que el chivo expiatorio es Gregg Williams quien, al momento, sigue contratado como coordinador defensivo por los St. Louis Rams pero nadie sabe hasta cuándo y más aún, si volverá a trabajar en alguna organización asociada con la Liga.

No todos los líderes de la humanidad son recordados por actos benevolentes y ese es el caso de Alejandro Magno, Atila, Gengis Kan, Napoleón Bonaparte y Adolf Hitler, entre otros, cuyas acciones han significado dolor, tristeza y vergüenza por la naturaleza de las mismas.

Las 3 unidades que conforman un equipo de futbol americano son la ofensiva, defensiva y los equipos especiales aunque, eso no significa que entre ellas haya comunión o similitudes, siendo la defensiva, la más agresiva, basada en su objetivo primordial que es destruir lo que el rival intente construir. El detalle está en que parecen caza cabezas con licencia para matar y si a eso le agregamos la motivación de un bono económico (que a ningún trabajador del rubro que sea le disgusta)… Entonces, tenemos un gran problema.

La saga del programa de recompensas aún no termina ya que Peter Grinsberg, abogado de Jonathan Vilma, ha señalado que su cliente buscará demandar por difamación.

Aquí es donde yo me pregunto...

¿No hizo falta liderazgo para detener algo cuya esencia iba en contra de cualquier ética deportiva y humana? Y ¿no solo demostrar liderazgo al ver los intereses de los involucrados afectados?

Otro caso de liderazgo ejercido esta semana en la NFL ha sido el despido de Cam Cameron tras 5 campañas como coordinador ofensivo de los Baltimore Ravens en las que, se experimentaron mejoras con respecto al pasado, pero nunca se logró la regularidad y productividad deseadas.

La decisión que podría definir el futuro del entrenador en jefe John Harbaugh fue hecha pública un día después de su derrota 31-28 en Tiempo Extra contra los Washington Redskins y la misma, también deja en una situación comprometida a su QB Joe Flacco quien, podría enfrentar su última oportunidad para establecerse como parte de la élite de la Liga o salir del equipo.

Los Baltimore Ravens tienen marca de 9-4 y encabezan el Norte de la AFC y la única combinación que podría evitar que calificaran a los playoffs sería que perdieran sus 3 juegos restantes… Que los Pittsburgh Steelers y los Cincinnati Bengals empaten entre sí el 23 de diciembre y ganen sus otros 2 compromisos… Y que los Indianapolis Colts no pierdan sus últimos 3 duelos.

¿Difícil? Tal vez, pero no imposible. Y más, si se toma en cuenta que el nuevo coordinador ofensivo es Jim Caldwell quien llevó a los Colts… Del Super Bowl XLIV (lo perdió 31-17 ante los Saints) a solo ganar 2 juegos en el 2011. Más complicado aún, nunca ha sido el encargado de elegir las jugadas ofensivas en 12 temporadas como asistente o entrenador en jefe en la NFL. La última vez que lo hizo fue a nivel colegial, con los Wake Forest Demon Deacons.

El ataque de los Ravens es el 18º en yardas por juego (344.4) y el 9º en puntos (25.5) por lo que la situación requiere de un líder.

El coach Caldwell tendrá 6 días para preparar, trabajar y pulir el plan de juego con el que debutará y por lo pronto, ha asegurado que no hará grandes cambios al sistema ya establecido y solo implementará ajustes que se espera sean sacar más jugadas sin reunión, inclinarse más hacia el juego aéreo por sobre el terrestre y darle mayor poder de decisión a Flacco… Como lo hiciera en Indy con Peyton Manning quien, el domingo, buscará liderar a los Denver Broncos a su primera victoria de su historia sobre los Ravens, en Baltimore.

Ser líder no es fácil… No se estudia para ello… Y no siempre se logra un final

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí