Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enrique Burak: Camino a Nueva Orleans

240113_harbaugh

La confrontación entre Jim y John Harbaugh es uno de los muchos temas de interés en las semanas previas al Super Bowl XLVII (AP-NFL).

 

- NFL

El enfrentamiento histórico de los hermanos Harbaugh, el retiro de Ray Lewis, el resurgimiento de Randy Moss, y un valor de mercado a la alza de Joe Flacco, son algunas de las notas que rodean el Super Bowl 47 entre San Francisco y Baltimore.

Opina en los foros de la NFL. ¿Quién ganará el Super Bowl XLVII?

Por lo pronto, ambas escuadras aprovechan esta semana para instalar la estrategia a seguir en el partido, al tiempo que los jugadores se dedican a resolver uno de los pendientes principales de todo aquel que disputará un Super Bowl: afinar los planes de viaje de sus familias y atender las llamadas de quienes les piden boletos, muchos de los cuales no ven desde hace años.

Los 49ers serán el equipo de casa y llegarán a Nueva Orleans el domingo 27 de enero; los Ravens lo harán el lunes 28.

Mientras tanto la post-temporada hace un alto en el camino para una nueva edición del Pro Bowl en Hawaii, misma que se espera sea mucho mejor que la del año anterior que resultó una vergüenza para la liga por la insultante falta de intensidad de una buena cantidad de jugadores, y que puso en jaque la continuidad del encuentro.

Es por ello que el partido de este fin de semana tiene una relevancia especial. No es más un juego de estrellas en el que el resultado es lo de menos, ahora los participantes deberán posponer unos días sus vacaciones para emplearse a fondo, porque todos los reflectores estarán dirigidos a ellos.

En otro asunto, no deja de llamar la atención la acusación que hiciera Tim Brown, ex receptor de los Raiders, sobre Bill Callahan que fuera entrenador de los malosos en el Super Bowl 37 contra los “Bucaneros” de Jon Gruden. Brown asegura que Callahan odiaba a Oakland, por lo que saboteó el partido cambiando el plan de juego, que originalmente presentaba un importante énfasis por la vía terrestre, por uno aéreo, a dos días del encuentro.

Obviamente, Callahan ha negado estas afirmaciones, pero resulta indiscutible que el que Brown cuente con el apoyo de Jerry Rice, que formaba parte de los Raiders en ese tiempo, y con una reputación intachable, nos da material para pensar en un posible complot.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí