Dez Bryant de Cowboys no se disculpó por su explosión contra Tony Romo

La pasión no se controla

La pasión no se controla

Dez Bryant no se arrepiente de ser apasionado en la cancha, aún cuando esto trae tensión al equipo (AP-NFL).

NFL

Dez Bryant recibió mucha atención por sus pataletas en la línea de banda en contra de Tony Romo, el ala cerrada Jason Witten y el entrenador de receptores Derek Dooley. Probablemente demasiada atención, considerando los increíbles momentos que incluyó la victoria de último segundo de Detroit sobre los Dallas Cowboys.

Tras el partido Bryant se rehusó a culpabilizarse. Para él, su emotividad es una fortaleza.

“Mi pasión siempre es algo positivo”, dijo Bryant, de acuerdo a ESPN.com. “Siempre es positiva. Y seguirá de la misma manera. No estoy diciendo nada incorrecto. No estoy diciendo nada malo. Todo es positivo. Es lo que es. Afuera del campo soy de lo más amable. Cuando estoy en el campo, aún cuando me veo enojado, todo sigue siendo pasión buena. Todo es buena pasión. Siento que eso es lo que necesitaos. Me mantendré de la misma manera. Siento que amo este deporte. Lo amo. Para poder ganar tienes que ser apasionado de este deporte. Tienes que serlo. Tienes que dejar que salga el perro y dejarlo todo en la línea”.

En esencia uno tiene que estar de acuerdo. Bryant seguramente aprenderá con el equipo que ser tan evidente con sus sentimientos pone a sus compañeros en posiciones incómodas respondiendo preguntas en el vestidor, pero al final su pasión es parte de lo que lo hace grande. Esto es futbol americano. Mucho se dice los domingos que se olvida de inmediato por todos excepto quienes escribimos y hablamos al respecto.

“Ese es el problema de los medios, porque todo el mundo en este vestidor sabe quién soy”, dijo Bryant. “He sido de la misma manera desde el día uno. El día en el que me seleccionaron, como les dije, no se equivoque; amo este juego. Amo a mis compañeros. Así son las cosas”.

Los exabruptos reciben mucha atención al menos en este caso porque los Cowboys perdieron. Jason Garrett tiene demasiados partidos agonizantes en el último cuarto como entrenador del equipo. La defensiva de Dallas permitió una serie terrible y más de 600 yardas de ofensiva. Y a pesar de todo eso Bryant será el foco de atención.

“Él es el único en ese equipo que juega con esa pasión. El único”, dijo Deion Sanders en NFL Network. “En ciertos momentos muestra inmadurez. Pero uno no puede pedir que tenga esa pasión, esa determinación mental y agresividad en el campo pero no afuera de él”.

Bryant fue una de las muchas razones por las que los Cowboys tomaron la delantera en un principio. Las pataletas en la banca pueden ser divertidas para los televidentes pero no deciden los partidos.