Publicidad | Vea su anuncio aquí

Bob Griese: ‘En los 70 no necesitábamos recompensas’

130412_Griese

Bob Griese vivió una época más violenta de la NFL (AP-NFL).

- NFL

INDIANAPOLIS – El ex quarterback de los Miami Dolphins Bob Griese comentó que no había recompensas por lastimar a quarterbacks en sus tiempos, en los años setenta, porque los intentos de noquearlos eran tan comunes que no ameritaban pago extra.

¿Crees que las recompensas son una práctica generalizada en la NFL?

“Todo el mundo intentaba sacar a los quarterbacks del partido en aquel entonces”, dijo Griese. “No le pagaban por eso. Solo intentaban noquearte”.

La NFL castigó recientemente a los New Orleans Saints por operar un programa de recompensa que les pagaba a los jugadores por lesionar a rivales. Antes de recibir el Thomas A. Brady, M.D., Lifetime Achievement Award, Griese dijo que la anécdota de un golpe fuerte era suficiente incentivo para los jugadores defensivos.

“En el juego de hoy, estas alas defensivas vienen de la esquina y si te pueden dar un golpe por el lado ciego, no intentan golpearte por la espalda para sacarte del partido, intentan quitarte el balón de la mano”, dijo el miembro del Salón de la Fama. “En aquel entonces, Deacon Jones venía por ti, Ben Davidson venía por ti. Presumían ‘le dí a Joe Namath esta semana, le dí a Griese esta semana’”.

Ahora, de acuerdo al graduado de la Universidad de Purdue, el juego es más seguro.

“El juego ha evolucionado y las reglas han cambiado”, dijo. “Es lo que la gente quiere. Es porque las reglas han cambiado y están protegiendo al mariscal. No quieres que tu quarterback termine noqueado. Uno quiere que esté ahí todas las semanas, toda la temporada, no quieres ver a un suplente deseando que Peyton Manning estuviera en la cancha”.

La temporada perfecta aún trae agradables recuerdos a Griese. Los New England Patriots estuvieron cerca de quedar en invictos en 2007. Griese recuerda ver la serie ofensiva  de la victoria de los New York Giants en el Super Bowl que mantuvo a los Dolphins solo en la cima de los libros de récords.

“Cuando él (Plaxico Burress) atrapó ese pase de touchdown en la zona de anotación, aún había tiempo en el reloj”, dijo. “Yo estaba sentado en casa, viéndolo en mi oficina, y el teléfono comenzó a sonar y empezaron a llegar e-mails. Yo dije ‘esperen, quedan 35 o 40 segundos’”.

“Pensé que los Patriots terminarían invictos, sin duda”, añadió Griese. “Pero ahora, de ahora en adelante soy un gran dan de los Giants”.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí