{* Registration link override *}

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Mike Shanahan: No hubiéramos arriesgado a RG3 a lesiones peores

060113_Shanahan

Mike Shanahan dijo que no pondría en riesgo a RG3 (AP-NFL).

- NFL

En los últimos minutos de la derrota 24 a 14 a manos de los Seattle Seahawks que terminó con su temporada, el quarterback de los Washington Redskins Robert Griffin III estaba solo en la banca con las manos entrecruzadas y los ojos cerrados mientras rezaba. La aparatosa protección había sido removida de su rodilla derecha y desechada.

¿Debió jugar RG3? Opina en los foros de la NFL.

Una de las temporadas de debut más electrizantes en la historia de la NFL llegó a un inquietante final, dejando tras de sí preguntas sobre si Griffin debió ser arriesgado en aras de un partido de postemporada.

Más tarde el entrenador de los Redskins Mike Shanahan enfrentó preguntas sobre si Griffin debió haber ido a la banca antes de colapsarse en el suelo en el último cuarto cuando sufrió una lesión de rodilla.

“Creo que todo el mundo podía ver después del primer cuarto que no era exactamente el mismo, pero tengo muchos jugadores que no son exactamente los mismos, no hay muchos mariscales que sean exactamente los mismos a esta altura del año”, dijo Shanahan. “Pero aún así pensé que podía entrar y hacer las jugadas que es capaz de hacer contra una excelente defensiva”.

Shanahan reconoció que se trataba de una situación difícil, declarando que se requería de una decisión visceral. El entrenador dijo que consultó con médicos del equipo antes y durante el partido, aseverando una vez más que no hubiera usado Griffin de haber creído que había riesgo de volver a lastimar el ligamento colateral lateral de su rodilla.

“Probablemente dudaré de mí mismo cuando vea la segunda mitad, ‘¿debí haberlo hecho antes?’”, dijo Shanahan. “Creo que uno siempre hace eso, especialmente cuando no gana”.

Griffin se lesionó la rodilla originalmente el 9 de diciembre, lo que le costó un partido. Al volver tenía menos movilidad y explosividad, una realidad que pareció más evidente que nunca ante Seahawks. El mariscal agravó la lesión en una jugada en la que roló hacia fuera en el segundo cuarto, lo que llevó a una breve visita al vestidor de Washington donde se le vendó la rodilla. Al medio tiempo, Shanahan preguntó a Griffin si se sentía suficientemente saludable para continuar.

“Robert me dijo, ‘coach, hay una diferencia entre estar lesionado y estar lastimado. No puedo garantizar estar lastimado justo ahora, déme una oportunidad de ganar este partido porque le garantizo que no estoy lesionado’”, dijo Shanahan. “Eso fue suficiente para mí”.

Jeff Darlington de NFL.com reportó que Griffin se sometería a una resonancia magnética al día siguiente al juego, pero que un compañero que habló con Griffin no cree que el novato haya sufrido ningún desgarre serio.

Shanahan enfrentó una decisión difícil en el partido. Justo o no, habrá muchas voces que dirán que Shanahan no protegió a su mariscal.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí